Leon Trotsky

LOS MAESTROS RUSOS DE LOS CHECOSLOVACOS

 


Escrito: 14 de agosto de 1918
Publicado por primera vez: Izv.V.Ts.I.K., N º 178, 20 de agosto de 1918
Fuente de esta edicion: Mia.org
Traduccion: Matteo David, Octubre de 1918.
Html: Marxists Internet Archive.


 

Nuestro servicio de Inteligencia recientemente intercepto cierta correspondencia de los diplomáticos franceses, enviados desde Samara a Petrogrado, en realidad, la correspondencia caracteriza de modo muy impresionante la existencia de los señores de la situación y sus relaciones entre todos. Los agentes franceses hablan de las Guardias Blancas rusas con desprecio sin disimular y de los checos como instrumentos de sus planes. Sin ninguno de ellos, sin que estos representantes elegidos de la bolsa de valores de París, pues, el régimen de Samara no le es posible, sufrir. Los franceses, son todo, y desde Samara se extendia en todo el país su dominacion. Su influencia está garantizada, en todos los ramos de la vida pública. Todo y todos les estarán sometidos.

Este es el tono de estas cartas. En Samara, en el campo de los vencedores burgueses, como es habitual, en las muchas intrigas, maquinaciones intestinas, calumnias, etc. se están desarrollando. El cónsul francés saco el puñal con el plenipotenciario del ejército francés, Jeannot. Consideramos que será muy instructivo citar una traducción exacta de la carta del cónsul francés en Samara que figura en nuestros archivos como documento n º 4.

"Monsieur Jean", el cónsul le escribe a su corresponsal en Petrogrado (Embajador Noulens), "El Monsieur Jean niega el informe enviado en que Úl es nombrado, y dice que su función es exclusivamente la de representante plenipotenciario del gobierno francés para los asuntos militares. En la medida en que quede sin ningún documentos oficiales, tengo que representar el papel de observador de todas estos fantasías. No se me es posible suponer que hay algún fundamento para ello. La consecuencia es que mis excelentes relaciones con el Estado Mayor [es decir, El Estado Mayor de los SR, Dutov] sufrí desde el retorno señor Jeannot por lo cual, en nombre de sus necesidades militares me han privado del automóvil que me habían dejado a disposición, y anunció que el cónsul debe ocuparse sólo de asuntos consulares. Por otro lado, sé, de fuentes confiables sin duda, que las actividades militares del señor Jeannot ha consistido en la adquisición de 200.000 Puds de estaño en Omsk, y en otras gangas del negocio - por ejemplo, con el caviar - en diversas regiones de este país. Su potestad oficial sólo sirven para facilitar la especulación por parte de los especuladores que rodean al señor Jean. Él recibe donaciones por valor de cientos de miles de rublos de los financistas y de los comerciantes, y gasta este dinero libremente sobre la remuneración de su personal en general y sobre los pagos a los reclutadores de presos, que ya le han explotado ampliamente. ¿Puede durar esto? ¡Por supuesto, si ustedes lo permiten! Sólo quiero estar informado, y podrán apreciar que en esta situación aislada la cuestión de la autoridad lo domina todo. He de hacer, en realidad, el jefe de la misión, o bien ser arrestado. No creo que el señor Jean vaya a tenerme detenido, pero él puede anunciar que no sabe nada acerca de mis potestades plenas, y luego de repente se me encuentra solo como un ciudadano francés común."

Así escribe el cónsul. Su secretario general, en una larga carta a un tal Jeanne, relata que Samara es el centro principal de todas las operaciones que están en lo sucesivo por comenzar. "El comerciante más rico ha puesto a disposición del cónsul su casa de residencia, que es un palacio real (que cuesta alrededor de un millón). Debería ser trasladado el consulado. Aquí, en Samara que están esperando el arribo de los aliados."

Para nuestra sorpresa, el señor jefe de secretaria, que se está preparando manejar los asuntos de Rusia, es un instructor de danza clasica en una escuela de niñas. Se lamenta de que la guerra y la revolución hayan aniquilado el buen gusto por la danza clasica, y sus lecciones de baile se hayan convertido en menos numerosas. Pero no esta abatido. "Como las operaciones militares se desarrollan, mi trabajo se incrementará en la misión militar francesa que, sin duda, será establecido en Samara." "En Petrogrado," el diplomático maestro de la danza clasica continúa, "la vida ahora debe ser absolutamente insoportable. Aquí lo tenemos todo."

Más tarde, el autor de la carta invita a Jeanne, que también es un maestro de danza clasica, a viajar a Samara, prometiendole trabajo rentable. "A la escuela secundaria que se va a establecer aquí, y si estuviera aquí lo haría, por supuesto, disfrutar de las ventajas con respecto a los rusos. Nuestro país y nuestros representantes pondrán progresar diariamente en el alcance de su influencia"... "Mi posición me da, por supuesto, muchas ventajas..." "Asisto, por necesidad, a todos los banquetes, fiestas y cenas con el propio Dutov." Y Dos hojas de Etcetera.

Estos son los nuevos señores de la situación, las mismas personas que van a "liberar" a Rusia. Un maestro de danza clasica francesa, poniendo los pies sobre la mesa, le dice a su Jeanne que, a partir de ahora, los franceses podrán disfrutar en Rusia todas las ventajas sobre los rusos. Monsieur Jean, en nombre de sus tareas militares, compra de metales preciosos y hasta caviar hace que cientos de miles de especulaciones turbias. Esta multitud de parásitos se están preparando para mandonear y gobernar a nuestro país revolucionario. ¡Es de esperar que muy pronto la escoba de la revolución barra lejos a los bribones franco, checo, las Guardias Blancas, con todos sus maestros de danzas clasicas y Jeannotistas, de todos los rincones de la Rusia obrera y campesina! ●

14 de agosto de 1918

Izv.V.Ts.I.K., N º 178, 20 de agosto de 1918