León Trotsky

Prefacio del autor

Al tomo II de los escritos militares,Como se armo la revolucion?

 


Escrito: 8 de enero de 1924.
Publicado por Primera Vez: En idioma ruso en 1923 como tomo 2 de 5 de Kak Vooruzhala Revolyutsiya (Cómo se armó la revolución) por el Consejo Supremo para Publicaciones Militares, Moscú.
Traduccion: Matteo David, enero de 2019.


 

Este libro cubre 1919, este año fue muy duro para nosotros y muy rico en acontecimientos militares. El lector no encontrara en este libro ninguna clase de valoración vinculada con nuestra labor en la esfera de la organización militar ni mucho menos, una historia de las operaciones militares. Esta es simplemente una colección de documentos y materiales. Hasta donde uno puede juzgar, la colección está suficientemente completa, quizás incluso demasiado completa: esto no hace falta repetir, algunas de las órdenes son de preferencia formal que material interesante, etc. Pero esto podría ser inapropiado para hacer cualquier modificacion en la presente publicación: mientras que no proporciona coherencia, tales modificaciones podrían al mismo tiempo despojar los documentos de cuál es su principal significado, es decir, su carácter documentario.

Hay un prejuicio que afirma que el ejército revolucionario es creado gracias a la “agitación”, la impresión de los que ven desde afuera el asunto, es muy nocivo y si la idea es abordada por los revolucionarios en otros países: esto consistiria que no conquistaron nada de nuestra experiencia. Sin agitación, no puede ser creado un ejército revolucionario, ni otra clase de ejército. Pero las formas de agitación es parte del problema. Una correcta concepción es necesaria ante todo: un plan para la organización un ejercito que se corresponda a las condiciones socio-políticas y técnicas y recursos del país revolucionario. La agitación, que explican a la población obrera y al mismo ejercito los objetivos y tareas de la labor del ejército y el combate, desarrolla una gran fuerza de vínculos camaderiles, devoción al deber y entusiasmo combatiente. Y, finalmente, sobre la base de una correcta concepción y de la agitación derivada de esta, es necesario tener un régimen inequívoco, inmutable, pero al mismo tiempo flexible, con poco burocratismo como sea posible, que sea capaz de mantener día tras día en el equilibrio dinámico necesario así un organismo complejo, artificial como es un ejército. Existen tres factores del éxito que, a su vez, experimentan mutaciones en el curso de la organizaci&oacut;n del ejército: la concepción se torna más y más profundamente meditado, la agitación se torna más y más concreta, el régimen se vuelve más y más preciso. ¡Pero pesara si, en este proceso, el régimen comienza a dañarse con el desecho del burocratismo!

La agitación, solo porque es agitación, es decir, porque se expresa en artículos y discursos, encuentra completa consideracion en los documentos incluidos en este libro que hace cualquier otro aspecto de la labor militar. El lector deberá guardar esto firmemente es sus ideas, que sirve no para victimas caídas por lo mencionado arriba perjudique el significado global presuntamente de agitación. En la esfera militar más que en algún otro, la palabra suplanta simplemente los hechos.

León Trotsky

8 de Enero de 1924